Colegio Don Bosco Iquique

Miércoles, 23 Diciembre 2020

Evangelio jueves 24 de diciembre 2020.

La Palabra dice

Lc. 1, 67-79 - “Nos visitará el sol”.

Zacarías, el padre de Juan, quedó lleno del Espíritu Santo y dijo proféticamente: 
“Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su Pueblo, y nos ha dado un poderoso Salvador en la casa de David, su servidor, como lo había anunciado mucho tiempo antes por boca de sus santos profetas, para salvarnos de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odian. Así tuvo misericordia de nuestros padres y se acordó de su santa Alianza, del juramento que hizo a nuestro padre Abraham de concedernos que, libres de temor, arrancados de las manos de nuestros enemigos, lo sirvamos en santidad, y justicia bajo su mirada, durante toda nuestra vida.
Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor preparando sus caminos, para hacer conocer a su Pueblo la salvación mediante el perdón de los pecados; gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios, que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente, para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por el camino de la paz”.

La Palabra me dice

Zacarías recupera el habla para cantarle al Dios de la historia de su pueblo; aquél que fue revelándose a lo largo de sus días y sus largas noches de desierto. Lo alaba por el nacimiento de su hijo, le da gracias y profetiza, porque ya está viendo llegar al Mesías, abriéndose paso en medio de las gentes.

Ante la grandeza del misterio que lo envuelve, el anciano proclama la misión de su hijo: “Serás llamado profeta del altísimo, pues irás delante del Señor”.

El Mesías emerge como el liberador que rescata al hombre “de manos enemigas” y lo lleva hacia la Vida. Jesús, luz de un nuevo amanecer, cuyo nacimiento es como el alumbramiento del auténtico sol que conduce hasta la plenitud de la vida. Dios nos visita para correr las tinieblas de nuestros ojos, disipar las sombras de la muerte y la espesura del pecado. Se encarna para que libres de temores y ansiedades recuperemos la confianza y le sirvamos en justicia todos nuestros días. El anuncio de Juan será semejante a esto, proclamará a voz en grito su experiencia del Dios Salvador. Una nueva aurora despuntará sobre un pueblo que ya ha pasado por la noche del sufrimiento. Este paso es símbolo del triunfo de la vida y de la espera. 

La oración de Zacarías se remonta hasta la fuente, el corazón mismo de Dios, y pronuncia lo que allí encuentra: las entrañas de misericordia de nuestro Dios. Todo lo que Jesús realizará estará en armonía con esta realidad. Él viene a ser el corazón amante de Dios que nunca antes había experimentado la humanidad en tan tremenda cercanía. Todo lo nuestro, en adelante, será entrar en esta amorosa comunión.

Con corazón salesiano

“Acercarse a la persona de Don Bosco es siempre una tarea apasionante. Hay que hacerlo con un corazón capaz de entrar en empatía con su espíritu, con sus utopías y con la realidad concreta de su historia.  Cuando se trata de un hombre movido por Dios, que lo ha elegido y lo acompaña, se nos pide actitudes de fe que van más allá de los datos positivos y de los cálculos humanos. Entonces, y ante todo a la luz del misterio de Cristo, su vida y su mensaje se llenan de profundidad y de emoción, y nos convencen definitivamente, nos interpelan y motivan”. 

Así describía el padre Fernando Peraza, salesiano, el camino de “acceso” a Don Bosco, el corazón amante, las entrañas de un Dios misericordioso que viene, nos visita abriéndose paso, para que a todos llegue ese abrazo liberador que rescata del peligro y lleva hacia la Vida a los que ama.

A la Palabra, le digo

Ya no te preguntaré más,
cuándo llegará tu día 
sino por dónde atraviesas el presente,
por qué existe el malvado
sino de qué manera lo salvas ahora,
cuándo sanará mi herida
sino cómo la curas en este instante,
cuándo acabarán las guerras
sino dónde construyes la justicia,
cuándo seremos numerosos
sino dónde está hoy la gruta de Belén,
cuándo acabará la opresión
sino cómo pasar por las grietas del sistema,
cuándo te revelarás, sino dónde te escondes…
 
Benjamín González Buelta, en 
Futuro tan presente

Link canción:

https://www.youtube.com/watch?v=SghsXohCbQA

Fuente: donbosco.arg.or/youtube/google.

Visto 224 veces
1iquique_insignia.png

COLEGIO DON BOSCO IQUIQUE

ELEUTERIO RAMÍREZ 1617

IQUIQUE

572411450

Escríbenos

2022 - Salesianos de Don Bosco en Chile, Inspectoría "San Gabriel Arcángel" www.colegiosalesiano.cl - www.salesianos.cl

Buscar